Meditar es confrontar y observar

La meditación ha entrado en la cultura occidental contemporánea.

Algunos están haciendo negocio con ello. Otros se acercan con intenciones nobles. Y casi todos han mantenido esta práctica conectada con marcos culturales que nos son lejanos, incluso incomprensibles.

Tras un tiempo considerable, medido en años, he llegado a la conclusión de que meditar es el acto de confrontar los pensamientos y situaciones que vienen a nuestra consciencia, observando cómo reacciona nuestro cuerpo.

Representación conceptual de sensores y actuadores en el cuerpo

Esto implica que no solo lo puedes hacer en la posición de loto, con un cojín y un ambiente de recogimiento, sino que puedes tener una actitud meditativa en tu día a día. Un modo en el que a la vez que recibes estímulos puedes reflexionar sobre cómo estás procesándolos y qué podría pasar a continuación, sin saltar de forma precipitada a una decisión.

Relacionado: El paladar como indicador de tensión (futuro enlace).

[pensar →]

Representación conceptual del proceso de meditación